No somos el peor equipo de la liga, aunque nos empeñemos en intentarlo. Giants 14 – Cardinals 25.

-0b3323c892907999

De esto que parece que no, pero luego que sí, para parecer otra vez que no, aparecer una última opción y quedarte con cara de tonto. No, no es el guión resumido de una comedia romántica, es el partido de los Giants ayer. Por momentos parecemos el peor equipo de la liga con diferencia. Y en otros jugamos más que bien. Me desconcierta el devenir de este equipo, ayer era día para ponerse 1-1 y por 3 fallos bastante estúpidos los Giants ven un 0-2 puesto en la clasificación. Lo único positivo es que, si Indianapolis ganase hoy a los Eagles, pese a lo mal que pintan las cosas, los Giants sólo estarían a una victoria del primero de la división. Y ni Cowboys ni Redskins (que se merendaron ayer a Henne, 10 sacks) dan muchas mejores sensaciones, pero si ganan.

Empecemos con lo bueno, la OL dio síntomas de mejoría. Empezó muy mal, al nivel del día de Detroit, lo que aprovechó Arizona para mandar un blitz tras otro hasta que Eli, presa del pánico, lanzase apresuradamente y cayese la inevitable intercepción. Esa si fue culpa suya. Bueno y la segunda, pero ya el partido estaba perdido y no tiene relevancia alguna. Tras ello se ajustaron, dieron tiempo a Eli a pensar y la magia empezó a florecer. En pequeñas dosis, aún lejos de las acciones de hace 3 años, pero al menos nos permitió ver con más calma algo del planteamiento del ataque con McAdoo. Y este parece que pasa por jugar mucho con el TE, ese que decíamos que los Giants no tenían. Pues sí, sí que lo tenían. Larry Donnell es la mejor noticia del equipo en estos dos partidos, atrapando casi todo lo que le llega con una seguridad digna de un jugador élite. 12 recepciones para 127 yardas y un TD en dos partidos. Ojalá mantenga el nivel.

También interesante la resurrección parcial de Victor Cruz y Rueben Randle. A la espera de que Odell Beckham se recupere (que ya va tocando), los WR 1 y 2 del equipo por fin aparecieron en juego. En el 2º y 3º cuarto estuvieron muy bien, recibiendo pases cortos y sin obligar a Eli a forzar más de la cuenta. Sin embargo, ese espejismo desapareció en cuanto Arizona, con el retorno de Ted Ginn, se puso por delante. Drops, drops y más drops que condenaron a los Giants. También mejoría clara de la secundaria y del front seven. Los primeros, de la mano de DRC parecían un equipo menos vulnerable, pese a que Stanton se empeñaba en buscar con bombas lejanísimas a Floyd. Y, como digo, el pass-rush estuvo mucho mejor, más consistente, haciendo que el QB rival nunca estuviese cómodo. Más problemas tuvieron con la carrera. Ellington, pese a estar lesionado, se fue casi a las 100 yardas en muy pocas oportunidades.

Así pues, Arizona, con muy poco, sumó la victoria. Fitzgerald y Floyd con papeles casi testimoniales y aprovechándose de los graves errores de los neoyorquinos, como el fumble de Jennings en pleno drive para remontar, sacaron sin Palmer el partido adelante. Eso sí, tienen graves, muy graves problemas en la secundaria. Es impresionante cómo un CB del nivel de Patrick Peterson puede jugar tan mal. Victor Cruz le volvió loco y era incapaz de parar a ningún receptor por su lado. Y si este es el nivel de tu estrella defensiva, imaginaros el resto. Arians tiene que ajustar muchas cosas atras si pretende sacar una plaza de playoffs en una división como la suya.

NFL: Arizona Cardinals at New York Giants