Wildcard (II) – Cincinnati Bengals vs. San Diego Chargers

Quizás a priori pueda ser el partido con menos tirón de toda la primera ronda. Por un lado, los Bengals no son, para prácticamente nadie, uno de los favoritos al título. Por otro, los Chargers, con la irregularidad como tónica habitual, entraron sobre la bocina en playoffs gracias a que Succop falló un FG que los habría mandado de vacaciones. Y sin embargo, de aquí saldrá un semifinalista de la AFC, con muy poco que perder y mucho que ganar.

Cincinnati Bengals

Sí pero no. El año de los Bengals no ha sido nada malo, pero, personalmente, no me transmiten ninguna confianza para apostar por ellos. Típico equipo que como tengan el día raro (y no es descabellado que les suceda) se pueden llevar un susto de los Chargers. Pero no todo es malo ya que, además de por el nivel flojo de la AFC, si han tenido opciones de seed 2 hasta la última semana es que hacen cosas bien. Y alguna de ellas muy bien.

Empezando por el QB, es una verdadera incógnita saber qué Andy Dalton vamos a ver. El fin de semana pasado, a los 13 segundos ya había sido interceptado. Los Bengals le necesitan completamente centrado y sin rifar balones. Además tiene un cuerpo de receptores de verdadera calidad, comandados por AJ Green. Un Green que arrastrará la atención de las defensas rivales, por lo que jugadores como la gran sorpresa de la temporada, Marvin Jones, o la dupla de TEs formada por Gresham y Eifert deben dar un paso adelante. Los acompañan complementos como Hawkins o Sanu que no desentonan. Pero uno de los puntos fuertes es la dupla de RBs con Green-Ellis y el rookie Gio Bernard. El primero, un RB más habitual, físico y de ganar yardas por tierra. Bernard, que ha hecho un temporadón, es más versátil, dejando destellos en muchas facetas del juego y destapándose como un receptor fiable.

Pero ese ataque no sería nada sin la buena defensa que sustenta al equipo. Jugadores como Harrison, Burfict, Dunlap o Maualuga hacen que no resulte sencillo atacarles por tierra, mientras que Reggie Nelson comanda una secundaria que, sin ser muy destacada en cuanto a nombres, si ha sido una línea contra la cual muchos QBs y receptores se han estrellado a lo largo de la temporada regular. Pero por destacar un nombre, Vontae Burfict en su año sophomore se merece todos mis respetos. 171 tackles y 3 sacks acompañados de una intercepción hacen de su año uno de los mejores defensivamente en la liga.

Marvin-Jones-82-of-the-Cincinnati-Bengals-cel_3058981

San Diego Chargers

¡Qué bien se vive sin Norv Turner! Algo así deben pensar en San Diego. Gran año de la ofensiva. Y gran año de Rivers que, como destaqué en la guía de inicios de temporada, si ajustaban ciertos detalles, sobre todo en la OL, iba a volver a sus números. Como hemos destacado, han entrado en playoffs por los pelos, ya que tras las derrotas de Ravens y Dolphins, sólo necesitaban ganar a los suplentes de los Chiefs en casa. Pero se liaron, fueron a remolque y un FG fallado además de una formación ilegal que no vieron los árbitros, les pone en el sitio que, quizás por esta segunda mitad de temporada, podía haber merecido Pittsburgh.

Pero dentro de su irregularidad en la que han tirado partidos que debían ganar y ganado otros que nadie podía pensar, destaca un nombre. Y no es Philip Rivers, sino Keenan Allen. Genial, bestial, asombroso el año del rookie. Acabó con 1046 yardas y 8 anotaciones. Justo lo que Rivers necesitaba para volver a lucir. Porque el QB ha acabado con grandísimos números, con 32 TD y sólo 11 picks para casi 4500 yardas. Todos los problemas y carencias que destacaban con Turner de HC parecen haber desaparecido. Además, por fin hemos visto al Ryan Matthews que llevábamos años esperando, con 1255 yardas, corriendo mucho y bien. Además el RB2 ha sido una pieza clave por tierra y aire. Sí, es Danny Woodhead. Cualquier HC lo querría en su equipo, aportando más de 1000 yardas totales y 8 TDs. No me quiero olvidar de Royal o Gates que en más de un partido han sacado a los Chargers de problemas.

La defensa ha pasado más problemas. El rookie Manti Te’o no ha irrumpido en la liga con tanta fuerza como esperábamos y la secundaria sigue generando dudas salvo por la figura de Eric Weddle. Los CBs son un punto flojo que los QBs rivales buscan mucho y por ahí pueden pasar problemas. El front seven cumple, pero nada excesivamente destacable. Quizás les falte ahí una pieza que pueda echarse a la espalda al equipo en ciertos momentos. Han sido uno de los peores equipos en defensa, permitiendo una media de 366 yardas por encuentro, algo que en playoffs te cuesta irte a casa. Y necesitan presionar mucho más al QB rival, ya que el jugador con más sacks ha sido Reyes con 5.

Pronóstico

En un partido de equipos irregulares, es un atrevimiento afirmar rotundamente que alguien debe pasar, pero quizás los Bengals, por su trayectoria este año y por calidad en defensa, además de jugar en casa, deben llevarse este partido. Dependerá mucho de qué Dalton nos encontremos.

Keenan-Allen-San-Diego-Chargers2