¡Navidad, navidad! Eagles 34 – Lions 20.

El aficionado a la NFL no se siente completo si no ve la nieve en los terrenos de juego. Esto es así, ilusionante como cuando un niño se levanta por la mañana, se asoma por la ventana y ve las calles bajo un manto blanco. Y a la vez, tampoco nos terminamos de concienciar de que es navidad (o casi) hasta que un domingo por la tarde pones algún encuentro de football y vez como luchan contra la meteorología. En Madrid (por ejemplo), empiezas a concienciarte de la navidad cuando ves el alumbrado recordándotelo a cada calle céntrica que transitas, las aglomeraciones en la puerta del Sol que obligan hasta a cerrar el metro o el Corte Ingles intentando atraerte para que realices tus compras. Sí, pero si no nieva en la NFL, yo no me lo acabo de creer, como pasó el año pasado.

Pero ayer fue distinto. Serían las 6 de la tarde mientras andaba intentando decidir qué partido elegir, hasta que leí por twitter que por fin la nieve llegaba esta temporada. Baltimore tenía una fina capa sobre el césped, Pittsburgh algo más notorio, pero el sitio clave era Philadelphia. Curioso que apenas 2 horas antes el terreno de juego estaba completamente limpio como twitteó la reportera a pie de campo de la FOX, Molly McGrath. Pero en un “rato” cayó la mundial. Tanto que hasta Reggie Bush sufrió un misterioso golpe en el calentamiento que le dejó fuera del partido. Vaya, uno que no quería pasar frío. Conectó la televisión y se produjo el kickoff. Bueno, eso creemos, porque apenas distinguíamos nada. Que sí, que hay opiniones de que así no se puede jugar, pero a mi me resulta maravilloso que el deporte siga, sea como sea (salvo las famosas tormentas electricas). Y con la emoción del clima, se me olvidó quitar a Stafford en la fantasy, lo cual me ha costado el encuentro.

nieve2

La primera parte no tuvo mucha historia, Philadelphia totalmente superada por la nieve mientras que Detroit lo intentaba como podía. El center y Stafford no se entendían, acabando en fumble hasta 5 snaps durante el partido y Bell intentaba sacar yardas y puntos de donde no las había, aunque esto también le costaría un par de fumbles. Meriotorio algún pase de Stafford que conduciría al 8-0 del descanso. Cabe destacar que los kickers se pasaron el día en la banda, porque era imposible ejecutar un FG, luego cada TD iría seguido de una conversión de 2 puntos, o de un intento de ella. Haciendo honor al podcast donde podéis oirme cada miércoles (creo que os he hecho poco spam de ello), Touchdown or nothing.

Y le costó a los Eagles reaccionar. Mucho además. Pero cuando lo hicieron, se acabó el partido. El ataque de Detroit totalmente colapsado con drops incomprensibles de los receptores, con Stafford desesperado y con Bell que no daba más de si ante un muy buen partido del front seven de Philadelphia. Llegarían los Lions a ponerse 14-0 tras un retorno espectacular de Ross (haría 2 a lo largo del encuentro que acabarían en TD), deslizándose por la nieve como si fuese fácil o si llevase algo que el resto no. Pero poco más. Le salió un muy buen drive a Foles, que por cierto fue interceptado en la primera parte, conectando con Cooper y Jackson para acabar con el TD de este último y poner el 14-6. Y ahí, justo ahí se lo empezaron a creer.

NFL: Detroit Lions at Philadelphia Eagles

La nevada bajaba en intensidad en el último cuarto, los operarios de los Eagles salían con los sopladores para limpiar las lineas del campo y McCoy aparecía en escena. Con el campo en mejores condiciones que en la primera parte fue realmente imparable. Destrozó con carreras largas a la defensa de Detroit y a su front seven que se encontró a merced de la linea ofensiva de Philly, la cual abría agujeros como quería, manejando a la DL rival y moviéndolos a su merced. Y uno tras otro fueron cayendo los TD. Dos de  McCoy (219 yardas en 29 intentos), otro de Foles y uno más de Chris Polk en una carrera de 38 yardas que denotó la fragilidad de los Lions sobre la nieve. Como dije, Ross retornó el kickoff del primer TD de McCoy para su segunda anotación, pero Philadelphia estaba lanzada a por la victoria. Y ojo, que han ajustado su juego y son un equipo al que no querría encontrarme en playoffs.

Del resto de encuentros hay que destacar la locura en Baltimore, donde hubo hasta cuatro anotaciones en el tramo final del partido, la última de los Ravens a falta sólo de 3 segundos, habiendo sido la de los Vikings a falta de 40. Eso y la remontada de los Patriots tras recuperar un onside kick y con un pass interference pitado por los árbitros que dejó a New England en la yarda 1 de Cleveland más que discutible.

790efc1c4c005d29450f6a706700c722