Otro espectáculo lamentable. Y ya van seis. Bears 27 – Giants 21.

Ya ni me indigno. Estoy malo y lo que menos me apetece es, otra semana más, mosquearme con los Giants. Las intercepciones me las tomo como un chiste malo que al final te saca una carcajada. Es todo tan surrealista, que parece que estemos soñando y que cuando me despierte veré que la temporada aún no ha empezado. Pero creo que eso no va a suceder. 3-11 en los últimos catorce encuentros y yo ya no sé que mas decir.

Porque Chicago no hizo nada del otro mundo para ver el partido. Creo que su DL es la que menos se ha acercado a Manning en toda la temporada. Su juego de carrera tampoco es que sacase mucho beneficio, con un Matt Forte fácilmente parable. Pero su secundaria tuvo ese punto que siempre ha tenido, que la hace temible, que hace que estén más atentos que nadie, sacando tres picks a Eli. Además de eso, Jay Cutler está a un muy buen nivel. Alguno me lo discutirá, pero desde que no hace cosas raras, a cada encuentro me gusta más y más. Su conexión con Marshall siempre funciona, pero ante secundarias débiles como la de los neoyorquinos, hace destrozos. Cutler levanta la cabeza, piensa, analiza y ve la mejor opción. Si le se le echa encima la DL, reacciona rápido, corriendo para evitar el sack y la perdida de yardas. Siempre me ha gustado, pero como el caso de Rivers esta temporada que raro resulta no verle lanzando más de 400 yardas, Jay, con números menos pretenciosos hace muchas cosas, y la mayoría de ellas muy bien.

brandon-marshall-chicago-bears-new-york-giants_3017128

Y de los Giants qué queréis que os cuente. Quedé muy decepcionado con Eli ayer, la verdad. Yo le he defendido este año y seguiré haciéndolo ya que, facilmente el 65% de sus INTs no son culpa suya. Pero las 2 que lanza nada más empezar el partido con tiempo para leer las rutas y buscar el mejor pase son incomprensibles. Un gesto de que el equipo son 11 jugadores puestos en el campo haciendo la guerra por su cuenta. Jugadas en que no sé quién se equivoca, si Manning o el receptor, pero que resultan realmente lamentables. La tercera cuando tenían los Giants la opción de ganar se la perdonamos. Más problema de Myers que suyo, todos sabíamos que ese drive no iba a salir bien. Hace tiempo que Eli perdió esa magia de los últimos cuartos y ayer no iba a ser el día en que volvería. Y ojo, que le juego terrestre funcionó. Al menos en la primera parte, Brandon Jacobs rejuveneció 5 años y vimos a ese trailer imparable, avanzando los downs él solo, necesitando de 4 defensas para tirarle y sosteniendo al equipo en el partido como hacía mucho que un RB de los Giants no conseguía.

Pero ni aún así, el show al descanso se había acabado, yo me quedé dormido y desperté con la sensación de que no me había perdido nada. Los Giants seguían siendo ese equipo roto, en el que ningún jugador confía en sus compañeros, en el que nadie daría su físico por el que tienen al lado, en el que la secundaria se lía ella sola y los receptores campan a sus anchas entre ellos. Ese conjunto en el que una bestia como Pierre Paul parece un jugador retirado y en el que un HC de los más grandes de la liga como Tom Coughlin parece un patán con menos ideas y control sobre el vestuario que Greg Schiano en Tampa. Mala forma de posiblemente acabar su era en NY.

Minnesota, Philadelphia, Oakland, Green Bay, Dallas, Washington, San Diego, Seattle, Detroit y Washington de nuevo. Mi pronóstico, 1-9 en lo que queda de liga. Y que esa victoria debería ser ante Eagles o Chargers, equipos con una secundaria desastrosa, lo único que puede aprovechar Eli este año. Después de 3 años poniendo en la quiniela siempre una W en el pick’em de la jornada a los Giants, esta se lo puse a Chicago. Esperan tiempos duros.

dm_131011_nfl_giants_ny_postgame