El loco, loco mundo de los New York Giants. Cowboys 36 – Giants 31.

Comentaba Jose Villelabeitia en twitter (@jmvillelabeitia) al poco de comenzar el encuentro que, si no ganaban los Cowboys esta vez a los Giants, no lo harían nunca. No le faltaba razón. La primera parte fue un despropósito de dimensiones descomunales. De tal magnitud fue el desastre que Tom Coughlin, head coach de los Giants al ser preguntado por Michelle Tafoya, reportera de la NBC, al descanso, afirmó que era la peor primera mitad que había visto en su vida. Pero lo peor no es eso, sino que pese a todo, los de New York se marcharon solo tres abajo al término de los dos primeros cuartos.

Comenzó mal, muy mal, el encuentro para los chicos de Coughlin. Primer snap, la OL hace aguas, presionan a Manning que ve a Wilson y le lanza el pase, sin darse cuenta de que DeMarcus Ware, incombustible como cada temporada, venía desde detrás para anticiparse y interceptar la que sería la primera pérdida del encuentro para NYG. La defensa se puso las pilas y sostuvo a los neoyorquinos todo el partido y también en ese drive de Romo que acabó en FG. Siguiente drive de los Giants y nueva pérdida, esta vez por parte de un desastroso y calamitoso David Wilson, que parece no haber aprendido nada de la pasada temporada e inicia esta aún peor que en su año rookie. Fumble perdido y recupera Dallas el balón, aunque tampoco sacó provecho de la situación. Romo lanzaba mucho, pero apenas avanzaba 4-5 yardas con los pases, más o menos la misma ganancia que tenía DeMarco Murray por tierra, perfectamente frenado por la DL.

Ahí no quedaría el festival, Eli en una malísima decisión buscando a Rueben Randle volvió a ser interceptado. Sí, seguimos en el primer cuarto y era el tercer drive de los Giants. Desde 2004 nadie empezaba tan mal una temporada. En los fantasy se reflejaba una valoración negativa del QB, maquillada por un par de buenas jugadas de Hakeem Nicks, que parece que este año puede volver a ser importante. Romo no quería perderse el festival de pérdidas y contagiado por el espíritu de los Giants, fue interceptado. De todas formas hay que recalcar que es más culpa del receptor que de él. A una yarda se quedó ese retorno del TD y entre sanciones y fallos de Eli asediado por los DE de Dallas fueron incapaces de convertir los 6 puntos. FG de Brown para cerrar el cuarto.

aptopix-giants-cowboys-football

Largo drive de Dallas, con calma, mucho pase y poco a poco acabaron con 3 puntos más. New York no carburaba y en su oportunidad ni lograron el primer down. Demasiadas sanciones se cargaban las pocas opciones que podía generar Manning. Dallas no perdonaría a la siguiente y el veterano TE, Jason Witten estrenaba su casillero de TDs esta campaña. Poco tiempo quedaba para irse al descanso cuando Eli decidió presentarse al encuentro. Todo lo contrario que Romo, primeros downs rápidos con pases largos, como el TD de Victor Cruz, de 70 yardas. Ni un minuto de drive. Suficiente para ir 13-10 al descanso, con Romo habiendo lanzado 32 pases, más que nadie en esta jornada al descanso y completando 25 para practicamente las mismas yardas que Manning con solo 5 completos.

El descanso no aclaró las ideas en Coughlin y sus jugadores y Wilson pisaría por última vez el campo tras un nuevo fumble en el segundo snap del primer drive del equipo. No tuvo más oportunidades y Da’Rel Scott ocupó su lugar el resto del partido, que, sin grandes alardes, cumplió mucho mejor que el 22 blue. Ese fumble fue retornado para TD y, poco más tarde, Romo dió un nuevo golpe sobre la mesa encontrando por segunda vez a Witten en la end zone con un catch nada fácil. Gran partido del TE de los Cowboys que deja atrás la poca efectividad del año pasado en la red zone. A partir de aquí, Manning decide tirar de su equipo, juega en shotgun prácticamente lo que resta de encuentro con Scott a su lado y sin ver a Hynoski, otro de los señalados tras su terrible encuentro, incapaz de abrir huecos al RB.

Manning leyó perfectamente cada jugada, cambiando pases entre Cruz, Nicks y Randle, demostrando un poderío aéreo que hacía pensar en otro milagro remontando en el último periodo. No fue así ya que con 30-24, en el drive para ganar el partido se equivocó en un pase que acabó interceptado de nuevo y retornado para TD. Pese a ello, otro ataque fugaz de los Giants permitió a Brandon Myers anotar su primer TD con los neoyorquinos. 15 segundos quedaban, pero el onside kick lo atrapó Sean Lee para Dallas. Pese al desastre de los visitantes, más de uno respiró por fin en el AT&T Stadium. Y es que Manning había acabado con 4 TDs y 450 yardas, haciendo que tanto Cruz (118 yds, 3 TD), como Nicks (114 yds) y Randle (101 yds) superasen la barrera de las 100 yardas.

Pese a todo, hay detalles que no invitan a deprimirse en NY. La secundaria lució bastante mejor que la pasada campaña y la DL presionó bastante bien. Pero claro, la ausencia de juego terrestre, la catástrofe de Wilson y el coladero que era la OL sobre todo por el lado izquierdo debido a las numerosas lesiones, hace complicado que puedas ganar estos partidos. Dallas por su parte sin espectacularidades jugó un partido muy serio, correcto en casi cada punto, aunque Murray dejó un poco frío por tierra. Quizás la ausencia de FB para tener 4 TE en el roster influyese, o quizás solo no tuvo el día. Si se mantiene sano veremos que da de sí el RB.

york-giants-v-dallas-cowboys-20130909-021052-426