Tim Tebow (y III). Luces y sombras de la NFL.

Viene de “Tim Tebow (II). La explosión mediática definitiva”.

Acabada su época universitaria, llegaba el momento del draft, de dar el salto a la NFL. A pesar de lo mediático que había llegado a ser, su potencial en la liga estaba bastante cuestionado. Recibía buenas críticas de los entrenadores de Colts y Buccaneers, sorprendidos de que un jugador tan grande jugase de QB. Pensaban que cambiaría el concepto que había de quarterback en la liga, que debía ser pick de primera ronda sí o sí. Obviamente había quien no pensaba igual. En Jacksonville, su ciudad, la gente de los Jaguars afirmaban que, como mucho, era un jugador de tercera ronda que no podía jugar de QB.

Finalmente serían los Broncos quienes se lanzarían a elegirle. Primera ronda, pick 25, propiedad de los Baltimore Ravens, los cuales lo intercambiaron con Denver por su segunda, tercera y cuarta ronda. Apostaban por él. Y sobre todo apostaría por el Josh McDaniels, quizás la única persona que ha creido y sigue creyendo incondicionalmente en ese chico de Florida que maravilló en la NCAA. Comentaba tras su elección que Tebow jugaría de QB cuando estuviese preparado para hacerse con el puesto. Sin prisas. Tim elegiría el número 15 en su camiseta, exactamente el mismo que le había acompañado en sus cuatro años en los Gators. Y sí, fue la camiseta más vendida en el año 2010.

NO SALE

Su primer TD en la liga fue, cómo no, de carrera, 5 YDs para finalizar el drive ante, ironías de la vida, los New York Jets. McDaniels poco a poco le fue dando oportunidades y Tebow las iba aprovechando como contra los Raiders superando las 100 yardas de pase por primera vez y realizando 78 de carrera con un TD de cada tipo. Con la temporada casi finiquitada en Denver, le dieron la titularidad en los últimos 3 encuentros para que cogiese minutos en el campo. Acabaría su primer año en la liga con buenas sensaciones, más de 600 yardas de pase y 228 de carrera. Lanzó también 5 TDs y 3 intercepciones así como anotó otro 6 en sus famosas carreras desde la Wildcat, que fue principalmente la formación en la que se le usó.

Llegamos a 2011, el año más importante de la carrera de Tebow. Volvía a partir como suplente de Kyle Orton. El entrenador esta temporada era John Fox. Pero un comienzo terrible de los Broncos con Orton a los mandos (1-4) desató que en la grada solo se oyese el ya famoso “We want Tebow”. En esa quinta jornada, con el equipo perdiendo ante los Chargers, Fox decidió hacer caso a la grada y en el descanso decidió darle la oportunidad a Tebow y dejar a Orton en la banda. Casi logra remontar los 16 puntos de desventaja, aunque al final acabaron perdiendo por un ajustado 29-24. No había dudas, la titularidad de Kyle Orton había llegado a su fin. Fox designó a Tebow como nuevo QB1 ante los Dolphins. Partido desastroso que llegó a poner a Miami 15-0 arriba. Pero Tebow demostró que, si bien sus lanzamientos fueron un poco deficientes, la presión no podía con él. Remontó el partido empatándolo a 15 en los últimos 3 minutos de encuentro y mandándolo a la prórroga, donde Denver se llevaría la victoria.

En ese momento comenzó la magia de Tebow. Sus detractores se escudaron en que no sabía lanzar, sus fans en que era un ganador y lo estaba demostrando. Daba igual que el partido llegase 14 puntos abajo para Denver al último cuarto. Con Tebow en el césped sabías que lo podía remontar. Y esos sucedió ante los Jets o ante los Chargers. Daba igual que fuese en casa o fuera de ella como contra los Vikings. Era imparable, remontaba cualquier partido en el último cuarto. Los Bears también le sufrieron, cuando ganaban 10-0 a falta de 2 minutos y acabaron dejándose la victoria por 13-10 en la prórroga.

Acabó algo más flojo en las 3 últimas jornadas perdiendo ante Patriots, Bills y Chiefs penalizado por las intercepciones que cometía. Aun así, los Broncos entraron en Playoffs, algo impensable tras su desastroso inicio. Jugaban la ronda de wildcard ante los Steelers en Pittsburgh. Partido duro, complicado, con remontada y fallos increíbles de Roethlisberger y sus compañeros cuando pudieron finiquitarlo. Llegábamos al tiempo extra, que había cambiado de formato. Anteriormente en cuanto alguien anotaba, fuese un FG o un TD, el partido se acababa. A partir de estos PO, en el primer drive solo acababa el partido si se anotaba un TD. Con un FG se daba al equipo rival la oportunidad de responder. Daba igual, Tebow nos dejó claro el formato cuando, en el primer snap lanzó su mejor pase encontrando a Demaryius Thomas, al cual nadie pudo parar y clasificando a los Broncos para las semifinales de conferencia. 316 yardas y 31.6 yardas por lanzamiento. Todo el mundo encontró la similitud con John 3:16, aunque no fuese más que una coincidencia. Sería el último destello de magia de Tebow hasta el día de hoy. (Minuto 5 del video para el TD de la prórroga)

El año pasado, los Broncos ficharon a Peyton Manning. Muchos rumoreaban que se quedaría Tebow como QB2 para aprender con él ya que Elway antes de ese fichaje había confirmado que Tebow era el QB1 del equipo. Pero no fue así y Denver lo traspasó a los Jets. Podía parecer que era un movimiento para encontrar un QB que funcionase tras los desastres continuados de Mark Sanchez. Pero  nada más lejos de la realidad. A estas alturas pienso que solo fue un movimiento de marketing, que no tenían ningún interés en Tebow, que realmente ni les gustaba como jugador. El football no era justo con el QB, gustase más o menos no era lógico que Sanchez con fallos incontables y clamorosos siguiese jugando mientras que Tebow solo corriese 5 yardas cada 2 partidos. Y no solo eso, para un día que habría jugado, contra los Cardinals, estaba lesionado y en sustitución de Sanchez salió McElroy. Para colmo, los Jets en el draft de 2013 eligieron a Geno Smith en segunda ronda, por lo que Tebow fue cortado al dí siguente.

De héroe a plantearse seriamente que su carrera en la liga estaba acabada. Pero en ese momento vuelve a aparecer en su vida McDaniels para en un movimiento sorprendente, convencer a Bill Belichick, entrenador de los Patriots, para contratarle. McDaniels es actualmente el coordinador ofensivo de los Pats y entrenador de QBs del equipo. Firmó 2 años sin dinero garantizado. La rumorología saltó de nuevo con los medios afirmando que, con las lesiones de Gronkowski iba a jugar de TE (y más ahora con los problemas con la justicia de Aaron Hernandez). No sabemos cómo acabará ni de qué jugará (aunque McDaniels no se cansa de decir que no ha llegado a los Patriots a jugar de TE, sino que solo jugará en su posición, QB, que fue para lo que él le eligió en Denver.

Deja atrás el 15, ya que lo lleva su compañero en el puesto, Ryan Mallet, y elige el 5. Nuevo número, nuevo comienzo para Tim Tebow.

nfl