Una sorpresa de primera ronda

“With the 16th pick in 2013 NFL Draft, Buffalo Bills select… EJ Manuel”

Mientras todo el mundo pensaba que los Bills irían a por un QB entre Geno Smith o Ryan Nassib, que había subido enteros los días previos al draft, los de Buffalo nos sorprendían seleccionando a EJ Manuel, QB de Florida State, con el que los fans no estaban satisfechos. En su noche más feliz subió entre abucheos al escenario. No tenía culpa de nada y, posiblemente, muchos de los que se quejaban del pick ni eran fans de los Bills ni conocían apenas a Manuel. Pero entonces surge la pregunta, ¿quién es EJ Manuel y qué llevó a los Bills a elegirle con su pick 16?

Nacido en Virginia Beach en 1990, ya en su instituto (Bayside), empezó a destacar como un gran QB bastante versátil. En su primer año ya lanzó 7 TD y anotó uno en carrera. Pero su mayor explosión llegó en su año junior con casi 2000 yardas de pase, 15 TDs a los que le añadió otros 5 de carrera con más de 300 yds. Repitió ese asombroso nivel en su última campaña de High School con 1849 yardas lanzadas y 541 de carrera. Esto llevó a que fuese catalogado con 5 estrellas según Rivals y Sports Illustrated en su promoción, siendo el segundo mejor QB que llegaba a la universidad esa campaña.

EJ+Manuel+ACC+Championship+Florida+State+v+xO_oPiGEfnZl

Acabó en Florida State, siendo los 2 primeros años el backup del actual QB de los Vikings, Christian Ponder, aunque las lesiones de este acabaron haciéndole jugar más de lo que a priori un QB suplente suele hacerlo. Lanzó en total esos 2 años 6 TDs, superando las 800 yardas y por encima del 65% de pases completados. Alcanzó incluso el segundo año su segundo mejor rating en los 4 años que Manuel completó en la universidad, 153.3 y no solo eso, sino que anotó 3 TD de carrera. También acabó jugando por la baja de Ponder las 2 bowls de esos años, liderando en ambas la victoria de su equipo. Especialmente hay que fijarse en la de su primer año que evitó que Bobby Bowden, entrenador de FSU, acabase la temporada con record negativo en su última campaña.

Con la marcha de Ponder a la NFL se hizo con el puesto de titular definitivamente. Destacó sobre todo este último año en el que superó ampliamente las 3000 yardas lanzadas, con 23 TDs, 10 intercepciones y un rating de 156. Acabaron la temporada con 12-2 ganando la Orange Bowl, en el que sería el último encuentro de Manuel en NCAA. Llegaba el draft, listado como top 5 dentro de los QBs que se presentaban, resultaba un jugador interesante por su físico, aunque generaba dudas su inconsistencia demostrada a rachas en la universidad. Además como mencionamos antes, Berckley, Smith o Nassib que venía de Syracuse y, curiosamente, el nuevo entrenador de los Bills, Doug Marrone, había dejado su cargo como HC de los Oranges esta misma campaña. Nada hacía imaginarse que el seleccionado fuese Manuel. Buffalo bajó puestos desde el pick 8 al 16, obteniendo más rondas de draft. Ningún QB salía pero cuando llegó el turno de los Bills sorprendieron al 90% de los aficionados.

EJ-Manuel2-590x410

Pasaba Marrone de draftear a Nassib y decidía darle la batuta de su equipo a Manuel. Quizás no inmediatamente y sea Kolb el titular (aunque cada vez hay más dudas de esto), pero ya tiene nuevo reto, intentar hacer un QB franquicia del ex de FSU. El propio HC de los Bills comentaba estos días al verle entrenar que  “realizó algunos buenos lanzamientos”, a pesar de necesitar “trabajar en su movimiento de pies”. Además añadió en la entrevista en la propia web de los Bills que “No pensé que él llegaría y sería el tipo pulido que tenemos. Está aprendiendo un nuevo sistema y conociendo a nuevos entrenadores. Está viendo cómo se siente. Intento ver a los nuevos jugadores y decir ‘muy bien, aquí es dónde están. Así son en el campo’ ”.

En conclusión, se han encontrado un jugador mejor de lo que esperaban aunque siga con el gran pero de su movimiento de pies. Se comentó incluso que lanzaba con facilidad pases profundos. Le quedan algo menos de 4 meses a Marrone para demostrar por qué eligió a Manuel antes que a su pupilo en Syracuse. Muchos que antes del draft le calificaban como “una versión pobre de Cam Newton” empiezan a cambiar su discurso. En definitiva, repasando los números, nadie avanzaba tantas yardas por pase como él entre los QBs del draft y solo Geno Smith completaba más pases.